Cada año, en los primeros días de vendimia recolectamos la Treixadura que irá destinada a la elaboración del Tostado de Costeira. Un vino dulce de elaboración natural para el que sólo son aptas las uvas de mayor calidad.

Desde ese momento de recolección transcurren cuatro meses hasta alcanzar el punto ideal de pasificación, en un proceso que se desarrolla de manera no uniforme, según el estado de los factores que intervienen.

Una vez tenemos las uvas preparadas, se crean las condiciones ideales para el prensado de la uva y continuar con el minucioso proceso de elaboración.

A partir de ahí, la fermentación que se inicia durará hasta la primavera, debido a las bajas temperaturas propias del invierno.

Esta fotografía refleja fielmente el diferente grado de pasificación de las uvas de Treixadura, lo que no es ni más ni menos que la confirmación del marcado carácter natural del Tostado de Costeira.

 

Compartir

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
logo