Mediados de septiembre supone para la mayoría una fecha clave en la recuperación del ritmo habitual, los días decrecen y tendemos a plantearnos nuevos retos mientras saboreamos los últimos retazos del verano y su interminable luz. Para muchos otros, aquellos viticultores que pasan las estaciones pendientes de sus viñedos, la salud de la vid y su difícilmente perceptible pero constante evolución, llega la cita clave del año: la recogida del fruto al que tanto tiempo, esfuerzo y mimo han dedicado.

Son días de intensísima actividad, en los que solo aquellos que se atreven a desafiar pendientes y bancales de difícil acceso a las fincas son conscientes de lo duro que puede llegar a ser el proceso de recogida. Pero también son días en los que reina el buen ambiente, la camaradería y generosidad entre todas las personas que participan en tan arduo proceso. Valoramos la vendimia 2018 de Viña Costeira, que acaba de finalizar.

Los procesos de la vendimia: ¿cómo se recoge la uva?

Uno de los enólogos de Viña Costeira, Manu Castro, explica el proceso de recogida: “aunque es lento y laborioso, por supuesto merece la pena por la extraordinaria calidad de la uva cosechada”.

La vendimia de las fincas propias (San Cibrao, Saa, Coio Branco, Gomariz, Rioboo y Leiro), se lleva a cabo con personal propio de bodega, gestionado por la responsable de viticultura, Susana Gulín y su equipo, que coordinan los distintos grupos participantes.

Más concretamente, la vendimia se realiza en pequeñas cajas de 18 kg, que llegan a la bodega para ser procesadas lo antes posible. Ya entonces, la uva recibida es despalillada, estrujada y prensada, incluyendo en determinados casos una pequeña maceración de la piel de la uva con el mosto para extraer componentes del hollejo. Una vez extraído el mosto, pasará un período mínimo de reposo de 24 horas, para ser posteriormente desfangado y llevado al depósito de fermentación.

vendimia

Añada de excelente calidad

Actualmente, los mostos se encuentran en plena fermentación, donde tiene lugar la transformación del mosto en vino. Las levaduras transforman los azúcares de la uva en alcohol, carbónico y otros componentes secundarios, que aportan al vino sus características singulares y personalidad única. En lo que respecta a algunos vinos, ya se encuentran en las últimas fases del proceso, empezando a expresar su vocación. En todo caso, según Manu Castro, “las primeras impresiones son muy buenas, se prevé que la cosecha de 2018 sea de excelente calidad”.

Andrés Rodríguez, presidente de Viña Costeira, mantiene la misma línea: “Las expectativas eran poco halagüeñas en cuanto a cantidad por el ataque de Mildiu, y así fue, con una cantidad similar a la del pasado año, que estuvo afectada por la helada. Sin embargo, y a pesar de que el viticultor ha tenido que esforzarse más en la selección de uva, la calidad del vino será muy alta en esta añada”.

2018, el año más especial de Viña Costeira

Para la cooperativa Viña Costeira y todas aquellas personas que hacen posible su día a día, el presente año lleva muchos meses marcado en el calendario. Se trata de su 50 Aniversario, y por ello se han puesto en marcha múltiples iniciativas para conmemorar dicha fecha y potenciar su visibilidad y la de todos sus socios. Como regalo inesperado, el reconocimiento a “Mejor Bodega de España 2017” en los premios Verema supuso el colofón extra para redondear tanto su trayectoria como todas las actividades organizadas a lo largo del año.

Para el presidente de Viña Costeira, Andrés Rodríguez, está siendo “un año muy intenso, en el que continuamos poniendo en valor la máxima calidad de nuestros vinos. Prueba de ello son los numerosos premios recibidos en los certámenes a los que nos presentamos”.

Por supuesto, continuamos organizando los “Momentos Extraordinarios Costeira”, ciclos musicales referencia en el norte de España, otras colaboraciones culturales, gastronómicas o deportivas, además de una continua presencia en la calle, potenciada por el refuerzo de determinadas áreas estratégicas de la bodega.

Primera cooperativa de Galicia con seguro colectivo para sus viticultores

Una de las novedades más recientes es la suscripción de un seguro colectivo por parte de Viña Costeira que dará cobertura a unos 600 viticultores y amparará una producción de 4,9 millones de kg. de uva, cuyo objetivo es dinamizar la producción y apoyar la población en el rural.

Para Andrés Rodríguez, se trata de “un paso fundamental hacia la profesionalización del sector, que contribuirá a reducir el abandono del viñedo y del rural en general”. “Es un modo de animar al viticultor, garantizar unos ingresos y que pueda continuar con su actividad, al margen de fenómenos atmosféricos extremos, cada vez más habituales”.

Retos a medio plazo: referencia enoturística y rejuvenecimiento del viticultor

Para dar continuidad a la gran actividad a lo largo de 2018 y potenciar la visibilidad de una de las bodegas referentes de Galicia, próximos retos marcarán el devenir de Viña Costeira a medio plazo. Andrés Rodríguez señala tres fundamentales: incrementar las ventas de productos de valor añadido, especialmente en nacional y exportación (a mejores uvas, mejores vinos); multiplicar el número de visitas a bodega y viñedo, con la inauguración del Pazo de Toubes como hito clave; y el rejuvenecimiento del perfil de viticultor (cada vez más jóvenes se suman a la viticultura).

Comenzado ya el último trimestre del año, todavía faltan por desvelar nuevas sorpresas que contribuyan a seguir convirtiendo este 2018 en un año totalmente inolvidable para la familia Costeira, formada por más de 600 socios viticultores que hacen posible que cada día esté lleno de grandes “Momentos Extraordinarios”.

vendimia

Compartir

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
logo